Lunes 25 de Enero 2016

La contaminación, el problema de salud del siglo XXI

(foto: static3.blogecologista.com) La contaminación no es ya sólo un problema "ambiental", sino el mayor reto de la salud pública en el siglo XXI. Con más de la mitad de la población mundial concentrada en las ciudades, millones de vidas están en riesgo por la mala calidad del aire.

A diferencia del tabaco, cuyos efectos nocivos se conocen desde hace décadas, el verdadero impacto de la contaminación y su contribución a enfermedades respiratorias, cardiovasculares, cerebrovasculares y cognitivas está empezando a trascender ahora. La buena noticia es que ya tenemos soluciones disponibles: desde la aceleración del tránsito a las renovables a la revolución de la movilidad urbana. 

Danos Like: 

(function(d, s, id) {
  var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
  if (d.getElementById(id)) return;
  js = d.createElement(s); js.id = id;
  js.src = “//connect.facebook.net/es_LA/sdk.js#xfbml=1&version=v2.5&appId=458742850978034”;
  fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

De la mano de Benjamin Barratt, profesor de Ciencia de Calidad del Aire, y de Frank Kelly, director del Grupo de Investigación Ambiental del King's College de Londres, daremos un paso por la gravedad del problema y por las respuestas emergentes en nuestras ciudades. 

Cinco factores que hacen de la contaminación el mayor problema de salud pública. 

1. MUERTES PREMATURAS
Más de 3.3 millones de muertes prematuras al año. Más o menos la población dela ciudad de Madrid. Es la estadística letal causada por la contaminación urbana en todo el mundo, según un estudio del Max Planck Institute para la revista Nature. Y eso sin tener en cuenta la polución en el interior de los hogares, un problema de gran magnitud en los países emergentes donde se sigue usando leña o carbón (la Organización Mundial de la Salud eleva la cifra a 7 millones de muertes prematuras por los dos factores).

foto: img.informador.com.mx

foto: img.informador.com.mx

"La contaminación es una preocupación relativamente nueva de la salud pública y el verdadero alcance del problema ha salido a la luz en los últimos diez años", advierte el profesor Benjamin Barratt. "No estamos ya sólo ante un problema ecológico, que puede preocupar a un número determinado de gente sensibilizada. Estamos ante un grave problema de salud que afecta a toda la población. A diferencia del tabaco, que es una decisión voluntaria, aquí todos somos de alguna manera fumadores "pasivos". Todos respiramos el aire de la ciudades".

2. ENFERMEDADES
Durante años, la contaminación se ha relacionado casi exclusivamente con las enfermedades respiratorias y el asma. El profesor Frank Kelly, del Kings College, ha consagrado precisamente su investigación a los efectos en los pulmones de las partículas en suspensión, del dióxido de nitrógeno (NO2), del ozono troposférico y del dióxido de azufre (SO2), los ingredientes más habituales del cóctel tóxico en el aire de nuestras ciudades. 

"Pero desde hace diez años se han reconocido ampliamente los efectos de la contaminación en las enfermedades cardiovasculares", advierte el profesor Kelly. "Y la evidencia sobre los impactos en la salud de los fetos empieza a acumularse también desde hace cinco años".

foto: cdn2.ciudadanosenred.com.mx

foto: cdn2.ciudadanosenred.com.mx

La preocupación por los efectos múltiples de la contaminación (que puede contribuir al infarto y al cáncer de pulmón) ha crecido en paralelo a los inquietantes niveles de NO2 y partículas en suspensión en las ciudades europeas, "sobre todo por el aumento de la flota de motores diésel".

3. LA INDUSTRIA EN ASIA
En Pekín, la doble alerta roja por contaminación obligó en diciembre a tomar medidas draconianas, como el cierre de colegios y guarderías. En Delhi, con nueve millones de coches en circulación, se impuso nada más arrancar el año la restricción alternativa a matrículas pares e impares para combatir unos niveles de contaminación hasta 50% superiores a la los de la capital china. 

El 70% de las lista de las 2,000 ciudades más contaminadas están en Asia. 15de las 20 primeras están o en China o en India, los dos países más poblados del planeta, donde se están cociendo los grandes problemas ambientales del siglo XXI.

foto: eleconomista.com.mx

foto: eleconomista.com.mx

Pakistán, Irán y Bangladesh puntúan también muy alto, y la lista es seguramente incompleta por la falta de datos de las ciudades africanas, que van por el mismo camino. El problema en las "megaciudades" asiáticas es además múltiple: a la contaminación industrial y a la centrales de carbón hay que añadir el polvo en suspensión de las construcciones, la madera quemada en los hogares, la basura que arde en las calles y las flotas anquilosadas de vehículos de altas emisiones cuya circulación estaría prohibida en cualquier ciudad europea.

4. EL TRÁFICO
En las ciudades europeas, el tráfico es el mayor contribuyente a la contaminación. Y dentro del tráfico, el peso recae sobre todo en los vehículos diésel, que llegan hasta el 50% de las flotas en algunos países y son con diferencia los mayores responsables del aumento de los niveles de NO2 y partículas en suspensión. 

"El hecho de que la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, haya sido la primera en anticipar el prohibido circular a los vehículos diésel por el centro de la ciudad es ya un ejemplo de cómo ha aumentado la conciencia en Europa", asegura el profesor Frank Kelly. "Como también lo es que David Cameron condicione la ampliación del aeropuerto de Heathrow hasta que se tenga en cuenta el factor ambiental y de calidad del aire".

foto: p2.img.cctvpic.com

foto: p2.img.cctvpic.com

"En Londres, en los años cincuenta, el smog estaba causado fundamentalmente por el uso del carbón", recuerda por su parte Benjamin Barratt. "Cuando la mayor responsabilidad empezó a recaer sobre el tráfico, la primera solución fue eliminar el plomo de la gasolina. Ahora que está comprobado que el diésel es el combustible más "sucio", el siguiente paso está muy claro". 

5.- CAMBIO CLIMÁTICO
La contaminación y el cambio climático son dos problemas distintos, pero no distantes. El CO2 es al fin y al cabo un gas incoloro, inodoro e inocuo, que no contribuye directamente al cóctel tóxico que se respira en las ciudades, pero sí al efecto invernadero cuando se acumula en la atmósfera.

Un contribuyente generoso a los dos grandes problemas ambientales del momento es sin embargo el carbono negro, resultado de la combustión incompleta de los productos derivados del petróleo y que da color al hollín.

foto: cdn01.ib.infobae.com

foto: cdn01.ib.infobae.com

"El carbono negro no es solo un contaminante potente, sino un conocido carcinogénico que además se queda en la atmósfera, aunque por poco tiempo, y contribuye también al calentamiento", advierte Barratt. "Es tal vez el vínculo más directo que existe entre la polución y el cambio climático. Combatiéndolo directamente estaríamos contribuyendo a solucionar los dos problemas".

Cerrar