Cerrar
Por Nancy Mendez
31 de Mayo de 2021 a las 7:14 am

Puso en libertad a un malhechor sin imaginar que 16 años después lo volvería a ver

Decidió no enviar a la cárcel a un joven, y 16 años después de concederle la libertad lo encontró de nuevo en su corte. (Philadelphia Inquirer)

Edward Martell, tuvo que presentarse ante la sala del tribunal del juez Bruce Morrow, debido a ser acusado de traficar estupefacientes. Tenía tan solo 27 años cuando conoció al juez, y ya le esperagba una condena de aproximadamente 20 años.

Según cuenta, el joven tenía varios antecedentes penales de su adolescencia, llegando a incumplir su libertad condicional y ser arrestado durante una operación antidroga en Michigan (Estados Unidos). Incluso él se consideraba una causa perdida, pero el juez Morrow lo vio como un joven inteligente.

Drug dealer given a second chance sworn in as lawyer by same judge 16 years  later
Foto: IOL

El juez tomó una decisión que tomó a todos por sorpresa: concedió al acusado tres años de libertad condicional, y le pidió que en ese periodo iniciara con sus estudios profesionales.

Según cuenta Martell a The Washington Post, en ese entonces le “aconsejaron (estudiar) calefacción y refrigeración”, una sugerencia con una carga racista, ya que tiene un origen latino. Sin embargo, el joven soñaba llegar más alto, por lo que detuvo sus fechorías y comenzó a estudiar la abogacía.

From Drug Dealer to Lawyer, This Inkster Man Changed His Life
Foto: Cars 108

Martell consiguió no solo entrar a la universidad, sino también tener un desempeño destacado en sus estudios. Y aunque en ocasiones era asediado por su pasado, no llegó a desviarse de su camino.

Tras años de éxitos académicos y temiendo el rechazo debido a su pasado, decidió presentar su solicitud para como abogado. Fue el mismo Morrow, junto con otros juristas quienes evaluaron sus aptitudes y tras 15 minutos de deliberación, le fue otorgado el visto bueno.

Luego de la juramentación, él y el juez Morrow se dieron un sentido abrazo en la misma corte en la que una vez estuvo a punto de ser condenado.

Fuente: Play Ground