Miércoles 24 de Febrero 2016

Dos custodios simularon estar muertos para salvar sus vidas

Una cámara de seguridad de un supermercado de Brasil registro la semana pasada un violento asalto que tuvo lugar en Florianópolis cuando tres custodios de una empresa de seguridad privada estaban a punto de cargar con dinero un cajero automático del establecimiento.

Hasta acá todo parecería ser un atraco más en un país con altos índices de inseguridad y de violencia callejera, pero la noticia toma relevancia a raíz de la actuación de dos de los tres custodios que simularon estar muertos para salvar sus vidas, en medio de una feroz balacera.

En las imágenes, que fueron resgistradas el martes 16 al mediodía, se puede apreciar como los asaltantes llegan al lugar en un auto Chevrolet Vectra color plata y, tras estacionar a la par del camión blindado, arremeten a balazos contra los guardias que se encontraban en plena maniobra y con el cajero automático abierto.

Rápidamente, ante los primeros disparos, dos de ellos se desplomaron al suelo simulando haber sido alcanzados por las balas, mientras que el tercero se llevó la peor parte al recibir un impacto en la cabeza que le quitó la vida en el acto.

Al ver que los agentes estaban tendidos en el piso, sin rastros de vida, uno de los delincuentes se adelantó, tomó la saca con reales y escapó corriendo al igual que sus cómplices. Seguido, los dos custodios esperaron unos minutos y se pusieron de pie nuevamente para analizar lo que allí había sucedido.

La víctima, fue identificada como James Eder Correia da Silveira, de 52 años. Mientras que su agresor, de 18 años, fue detenido pocas horas después e identificado como Carlos Eduardo Tomaz.

vía: el clarín 

Cerrar