Cerrar
Por Nancy Mendez
26 de Junio de 2022 a las 5:48 pm

Tiene 83 años, se convirtió en padre y ahora trabaja creando recuerdos para su hijo

Un hombre de 83 años se convirtió en padre y explicó qué hace para preparar a su hijo cuando él ya no esté. (Foto: Yahoo Vida)

Alberto Cormillot, de 83 años, logró convertirse en padre, pero conoce que no le queda mucho tiempo de vida por lo que ahora trabaja en crear videos como recuerdos para su hijo.

Este médico jubilado se convirtió en padre hace solo un par de meses y vive para cuidar y disfrutar de su hijo. Él explica que en 2017 falleció su esposa Monika Arborgast, con quien tuvo dos hijos. Tiempo después Cormillot rehízo su vida con Estefanía Pasquini, de 35 años. Ambos deseaban tener un hijo, pero no lo consiguieron.

El emotivo recuerdo del doctor Alberto Cormillot por la muerte de la madre  de sus hijos: "Se dedicó a cuidar a todos" - Infobae
Un hombre de 83 años se convirtió en padre y explicó qué hace para preparar a su hijo cuando él ya no esté. | Foto: Infobae

La pareja se sometió a un tratamiento de fertilidad, y producto de este nació Emilio.

El argentino señaló a los medios: “Soy muy consciente de que la vida no es infinita. Me siento bien, pero ya tengo 83 años y sé que no me quedan muchos años de vida. Las circunstancias son estas, pero soy feliz y no me puedo quejar. Tengo una esposa maravillosa y un pequeño que es la razón de mi vida”.

Así de grande está Emilio, el hijo de Alberto Cormillot y Estefanía  Pasquini | Por las redes
Foto: Los Andes

Alberto sabe que Emilio no podrá verlo cuando sea adulto, por lo que quiere vivir los años suficientes para al menos crearle un recuerdo de él.

“Mi hijo no conocerá a su hijo cuando sea mayor. Espero vivir los años suficientes para que, al menos, tenga un recuerdo de mí. Ahora es muy pequeño y los recuerdos, cuando sea adulto, habrán desaparecido. Lo importante es que estoy disfrutando de él. Ser padre a los 83 años es algo maravilloso”, señaló Alberto.

El primer cumple de la esposa de Alberto Cormillot como mamá
Foto: A24

Para que su hijo no olvide ni su rostro ni su voz, se encuentra realizando grabaciones, las cuales guarda para que él las use más adelante.

“No dramatizo las cosas. No grabo mensajes tristes o melancólicos. Solamente quiero que quede constancia de la realidad de la vida y que mi hijo se acuerde de la voz de su padre cuando crezca”, afirma el argentino.

La pareja señala que también preparan a Emilio para su rendimiento futuro. Desde su temprana edad ya está en contacto con una profesora de chino, su deseo es que al crecer pueda aprender ese idioma de forma sencilla.