Miércoles, 11 de Enero de 2017 | 12:26 pm

Leprosos son obligados a cuidar de sí mismos en un hospital abandonado en Brasil

Leprosos son obligados a cuidar de sí mismos en un hospital abandonado en Brasil
Leprosos son obligados a cuidar de sí mismos en un hospital abandonado en Brasil

El hospital de la colonia Curupaiti en Río de Janeiro, Brasil fue contruido en 1929 cuando miles de personas resultaron infectadas de lepra.

 

Sin embargo, este lugar fue abandonado a su suerte por el gobierno de Brasil, y únicamente 400 enfermos permanecen en el lugar.

Paciente junto a uno de los muchos perros que recorren el hospital.

 

La lepra es una enfermedad considerada curable, pero en muchas partes del mundo personas viven aún con ella y cada año se registran 200.000 casos.

Paciente toma ducha.

 

El fotógrafo Fabio Teixeira visitó el hospital que está a tan sólo cinco millas del estadio donde se llevaron a cabo los Juegos Olímpicos el año pasado, y las imágenes son sorprendentes.

Leproso trata de quitar una venda de su pierna.

 

Dentro del hospital se carece de médicos, medicamentos, higiene, ropa e incluso de habitaciones adecuadas.

Paciente toca la mandolina.

 

Hasta 1980 los leprosos de este hospital tenían prohibido salir, ahora permanecen únicamente quienes no tienen un lugar al cual acudir.

Esta ha sido la peor recesión desde 1930.

 

El año pasado, Sunday Mirror informó que ratas y perros vagaban por los pasillos del hospital, mientras que prostitutas ejercían su profesión en ese lugar.

Paciente muestra pintura que realizó.

 

La lepra o enfermedad de Hansen es causada por una bacteria. India tiene el mayor número de infecciones, seguido por Brasil.

Víctima de la enfermedad lava sus heridas.

 

La creencia popular dicta que quien se acerque a un leproso contrae la enfermedad, pero esto es muy difícil de ocurrir, y se estima que el 95% de la población mundial es inmune por naturaleza a dicha enfermedad.

Paciente fuera de su habitación.

 

Otro mito afirma que la lepra hace que las extremidades se caigan. Muchas veces ocurre que los pacientes sufren infecciones en las extremidades y estas tienen que ser amputadas. 

Sin personal ni instalaciones adecuadas para soportar su enfermedad.

Déjanos tus comentarios